Productos de temporada

AL MAL TIEMPO, BUENAS FRUTAS Y VERDURAS

Por estos días las agujas del termómetro van marcando las temperaturas más bajas de este 2017.
Los cajones de madera con coloridos kiwis, pepinos, caquis y alcachofas ya empiezan a engalanar los locales en Lo Valledor, cambiando ostensiblemente el panorama.
Destaca lo que llega desde Ovalle, con una oferta bastante buena de hortalizas, lechuga y pimentón particularmente.

LOS CÍTRICOS, FRUTAS SALUDABLES DE INVIERNO

Son productos de especial consumo durante estos meses invernales y entre ellos destacan el limón y la naranja, ambos por buena calidad y precio. También están presentes la manzana, el membrillo y la pera, productos cosechados entre febrero y marzo, que se comercializan en abundancia por estos días a precios igualmente convenientes.

EXCENTRICIDADES DE TEMPORADA: NACIONALES E IMPORTADAS

Como es habitual, por estos días se empieza a asomar la fruta tropical de importación. Sandías y melones que provienen de Brasil se integran al menú de la oferta en los patios de Lo Valledor, para satisfacer demandas de clientes chilenos y extranjeros: mango, maracuyá, coco y papaya se dejan ver de manera creciente y seductora. La novedad de este inicio de junio es, sin duda, la papaya de La Serena.
La chirimoya aún se puede comprar sin mucha dificultad, lo que llama la atención debido a que por estos días ya debería estar desapareciendo.

Verduras y Hortalizas

Productos referenciales del invierno, por ejemplo la alcachofa, se empiezan a ver en mayor abundancia y de mejor calidad que la que se encuentran en otras épocas del año.

Abundancia Nortina

Principalmente por un tema climático, por estos días el norte chileno abastece al resto del país. El melón tuna llegado desde Ovalle destaca en la renovada oferta de productos; el buen tiempo en el norte incide en que aún se pueda obtener en abundancia. La uva, en otros tiempos sólo encontrada en los meses de verano, es otro ejemplo de la racha productiva que vive el norte chileno, que pese a los contratiempos climáticos y comerciales ha respondido con creces la diversidad del consumo nacional, manteniendo altos rangos de producción.